Misión

educativa

La misión escolapia participa de la misión educadora de la Iglesia. Se concreta en: “la educación integral de la infancia y juventud”, en comunicación con las familias, por medio de una Escuela humanizadora, evangelizadora e innovadora. Compartimos misión y carisma con los laicos.

Misión

educativa

Nuestra visión

Como institución cristiana y educativa nuestra visión desea ser horizonte creativo, ilusionante, innovador y carismático, que nos impulse y ayude a educar hoy. Nos conduce hacia una escuela:

  • Humanizadora, que enseña a ser persona.
  • Evangelizadora, que busca y suscita el diálogo Fé-Cultura y realiza un anuncio explícito de la Buena Noticia.
  • Innovadora, que supera la mera transmisión de la información y sumerge a niños y jóvenes en el estudio y la búsqueda, les capacita para comunicarse en distintas lenguas y les educa con nuevas metodologías y nuevas tecnologías.

Nuestros valores

Los valores son las cualidades que tenemos como Institución Escolapia, configuran nuestra identidad y nos orientan ante las decisiones o retos del futuro. Los valores más significativos de la identidad escolapia son:

  • Amor a los niños: respeto, comprensión, acompañamiento y especial atención a los más desfavorecidos.
  • Alegría: entusiasmo y sentido de fiesta.
  • Sencillez y humildad: cercanía y cordialidad en el trato.
  • Paciencia: saber esperar cada proceso y saber escuchar.
  • Búsqueda de la verdad: coherencia, objetividad y sentido crítico.
  • Responsabilidad: esfuerzo y dedicación al trabajo bien hecho.
  • Preparación profesional: innovación y formación permanente.
  • Trabajo en equipo: diálogo, corresponsabilidad y confianza en las personas.
  • Justicia: equidad, solidaridad y compromiso.
  • Libertad: autonomía, respeto y tolerancia.
  • Trascendencia: interioridad, escucha, gratuidad y libre adhesión a Jesús.

Nuestra misión

La misión escolpia participa de la misión educadora de la Iglesia. Se concreta en:

«La Educación integral de la infancia y la juventud», en colaboración con las familias, por medio de una escuela humanizadora, evangelizadora e innovadora.

Nuestra cultura organizativa

La Cultura Organizativa Escolapia recoge los principios y creencias en los que sustenta nuestra misión educativa, los valores que impulsan nuestro hacer y nuestra manera de relacionarnos, los elementos de nuestra tradición y los fundamentos en que se apoya nuestra organización interna.

Los elementos de la Cultura Organizativa Escolapia se agrupan en principios y creencias, valores y medios.

Carisma

educativo

Todo Carisma es un don que el Espíritu Santo da a la Iglesia para el bien común. Dios eligió a Santa Paula Montal para hacerla depositaria del gran don del carisma escolapio. Ella entendió en el siglo XIX, que era necesario hacer algo por la mujer necesitada de formación y de consideración social, impulsada por el Espíritu supo hacer con las niñas lo que San José de Calasanz hizo en el siglo XVII con la niñez desamparada y desfavorecida.

Estos dos santos descubren en la educación de las clases populares el medio más eficaz para la reforma de la sociedad. Calasanz crea una escuela nueva, primer modelo en la historia, de educación integral, popular y cristiana; y Paula Montal, dos siglos y medio más tarde, intuye como necesidad urgente de la sociedad, la promoción de la mujer, hasta entonces apartada de la cultura. Por eso abre sus escuelas para la mujer, porque la concibe como fermento de transformación social y cristiana a través de la familia y del mundo del trabajo. “Quiero salvar a las familias enseñando a las niñas en Santo Temor de Dios”.

En el siglo XXI las escolapias depositarias del Carisma de Paula Montal siguen entregando su vida a la educación, sintiéndose continuadoras de la obra de José de Calasanz y Paula Montal, optan por un estilo educativo basado en:

  • La educación popular abierta a la diversidad de culturas y clases sociales, especialmente a quienes más lo necesiten.
  • La promoción de la mujer y de la familia l núcleo del pensamiento y de la obra de Paula Montal. Hoy, con una educación abierta a toda persona, hombre o mujer, convencidas de la importancia de educar en igualdad de derechos y dignidad y valorando el núcleo familiar como ámbito donde se aprende a amar y ser amado.
  • La formación integral y armónica en todas las dimensiones de la persona, en todas las etapas y situaciones de la vida, para desarrollar su potencial de manera equilibrada y contribuir así a su autonomía y plenitud.
  • La educación en la fe cristiana que impregna toda la labor que se realiza en misión educativa. Valoramos y potenciamos la catequesis y la oración como elementos propios de nuestra tradición. Consideramos a María, Madre de Dios, como modelo de educadora.
  • Nuestra pedagogía abierta y flexible, encarnada en el entorno, amplia en contenidos y materias, capaz de integrar en cada momento los avances técnicos y pedagógicos para su constante actualización.
  • La formación permanente una constante en nuestra tradición. Los cambios acelerados del mundo de hoy exigen una puesta al día en todos los ámbitos.
  • Piedad y letras es la expresión del estilo educativo escolapio, concebido como síntesis entre formación cristiana y promoción humana, entre fe y cultura.

Nuestras

fundaciones

Los veintisiete centros de nuestra Provincia están distribuidos en tres Fundaciones Educativas que han caminado juntas desde su origen.