Que el Espíritu siga llenándonos de todos sus dones según su misericordia y nuestra fragilidad, que sin Él nada somos. Y con Él todo lo podemos....